miércoles, 2 de agosto de 2017

Retales de canciones que hablan de ti

Aunque tú no lo sepas,
aquel día te escribí y hoy he vuelto a hacerlo.

Escribí sobre esa parte de ti que no conoces,
sobre la vida que has llevado junto a mis pensamientos.

Respondiste a mis labios con tus labios,
esta vez, de vino.
De vino, ven
y me seguiste hasta el dormitorio
en mitad de la noche.

19 días y 500 noches.
Sin embargo, tú, poco tienes que envidiarle a Sabina.

Igual me crees después de decirte
que su forma de rasgar las cuerdas de esa guitarra,
me recuerda a la manera en que tus dedos se enredan en mi pelo.

Y te clavo mis puñales,
y me dices poco a poco “no me mientas”.
No te digo la verdad
y me quedo callada.

Quizá no sea la más guapa,
y tal vez sí la menos buena.
Pero vuelves a elegirme
mientras tus ojos claros me hablan de tu lado oscuro.

Hay que ver qué puntería, no me arrimo a uno bueno.

Luego me vienes con un “no me has llamado, estoy desesperado”,
pero a ver si te aclaras,
porque es más fácil llegar al sol que a tu corazón.
Tú tan rayando el sol y a mí que me rayan tus maneras.

Dirán que mezclo retales de canciones
como quien mezcla las churras con las merinas.
Pero no encuentro mejor forma de explicar todo esto.

Por ahí me dicen que he vuelto a enamorarme.

Y, la verdad, es que me enamoré del amor,
aun sabiendo los riesgos que ello conlleva.
Me enamoré de alguien que escribe,
como quien comete un crimen prefiriendo ignorar la condena.

Paula Pastor.

domingo, 19 de marzo de 2017

Piti

Sabiduría es la palabra mejor la define.
Por su experiencia
su carácter
su valentía
y sus ganas constantes de aprender.

Curiosidad, constancia
van de la mano,
y se enfrentan a la autoexigencia,
al perfeccionismo,
a la superación de sus miedos.

75 años marcados por arrugas
y llenos de cicatrices, símbolo de sus mil batallas.
Quizá no siempre ganadas,
pero sí peleadas hasta el final.

Lo sabe todo.
Igual te arregla el bajo de un pantalón
que te cuenta la historia de España de 'pe a pa'.
Cada momento a su lado es una lección aprendida.

Me encanta escucharla hablar
aunque a veces no haya quien la frene.
Me siento a su lado en el sofá y,
no hace falta que diga nada,
ya sabe que busco que me caliente los pies.

Llamarla trotamundos se le queda corto.
Ha estado en más de 25 países y son tantos los que le quedan por conocer
que Willy Fog la envidia
y la vuelta al mundo de Julio Verne, para ella es un paseo.

Un modelo a seguir
cuya mayor fan llegó 55 años después.
Dos décadas más tarde sigue queriendo ser como ella
y nunca dejará de pelear por conseguirlo.




Paula Pastor.

viernes, 27 de enero de 2017

Recital en Vergüenza Ajena

Anoche me subí a un escenario a recitar, por primera vez. Lo hice en Vergüenza Ajena. Con una pizca de nervios, pero con muchísima ilusión, este fue el resultado:




El poema elegido fue uno que escribí hace un tiempo. Se titula 'Todo lo que nunca te dije' y dice así:

"Ahora sé que frecuentas otras camas.
Que tus ilusiones han quedado atrapadas en otra piel.
Y, partiendo de que el amor es una cara donde quedarse a vivir,
te has mudado de mis hoyuelos para alojarte en otros rasgos a los que ahora llamas hogar.

Hace semanas que tus sábanas dejaron de llevar mi olor
y tu corazón mi nombre.
Tampoco tu mente queda ya fascinada por la mía.

Suena un "
ella borra las horas de cada reloj
y me enseña a pintar transparente el dolor
con su sonrisa
". Pero ya no es por mí.

Sin embargo, sí soy yo quien conoce bien cada guerra.
De la vida y del amor también.

Cartas de amor para afrontar mis mil batallas,
con tu remite
pero sin mi dirección.

Todo lo que nunca te dije se quedo aquí, atrapado entre mis cuerdas vocales.

Mira, esta vez no voy a pedirte que me sorprendas,
aunque sigo soñando con que lo hagas.

Todo empezó por esa manía mía de querer hacerte inmortal en mis versos.
De pintar con metáforas cada uno de tus gestos
y fotografiar con palabras aquellos momentos que,
entre tú y yo,
fueron y serán siempre nuestros.

Mi cabezonería de apostar cuando sabía que nada bueno podía pasar,
pero aun así seguir peleando.
(Yo y el luchar por lo que quiero)

Me gusta la gente valiente, la gente que lucha por lo que quiere y por quien quiere.
Aún así me gustaste tú.

Podría decir que estoy vacía
pero estoy llena de momentos vividos que pasan a formar parte de la categoría recuerdos.
Escribo a corazón abierto para decir todo aquello que guardé y que, a día de hoy, me arrepiento. Tengo un extraño problema que me impide expresarme si no es por escrito.

Quizá tenían razón cuando me decían que nadie apostaría por mí hasta el final.
Quizá tenía razón cuando me decía que me gustabas más de lo que me convenías.


Esta es la última vez que te escribo, y por eso he decidido decirte todo aquello que nunca te dije."

domingo, 25 de diciembre de 2016

Palabras para Izaskun

Ayer me pidieron que les hablase de ti.
"A veces es más yo que yo misma", les dije.

Cruzaron miradas. No entendían nada.

"Que sí - comencé a explicarles-,
hay momentos en los que siento que aún me lleva dentro,
como si nadie hubiera cortado todavía aquel cordón.

Sabe lo que pienso,
cómo me siento
y qué o a quién estoy esperando.

No es de esas que si caigo me levanta.
Ella prefiere darme un empujón y esperar a que
-como desde pequeña me ha enseñado-
remonte por mí misma.

A veces se autoflagela diciendo que no debería haberme exigido tanto,
que le gustaría haberme educado en ser menos buena y un poco más "hijade...",
que ha hecho mal dándome tantos mimos.
Pero creo que no podría haberlo hecho mejor.
Porque, diga ella lo que diga, todo lo que se hace con amor está bien hecho.

Me lo ha dado todo en la vida
y a la vez me ha preparado para conseguir las cosas por mi cuenta.

Me entiende.
          (O lo intenta)
Me aguanta.
          (Que no es poco)
Me quiere.
          (Como nadie)

Me vale con un abrazo suyo y un "voy a estar aquí siempre".

Dije tantas cosas de ti, mamá,
que a la vez no dije nada.

Pero es que nadie lo va a entender,
que no se esfuercen.

A los tres años intenté darte las gracias con un collar de macarrones.
A los nueve, con un joyero de madera forrado con terciopelo adhesivo de color lila.
Ahora tengo veinte y aún no sé cómo hacerlo.
Espero que a lo largo de todos los años que nos quedan juntas, consiga averiguarlo.

Mientras tanto, te escribo estas palabras.
Y te recuerdo que "mami, eres la mejor madre del mundo" una vez más.


 
Paula Pastor.

martes, 13 de septiembre de 2016

Por tu culpa
llevo más de veinte poemas de amor
y no necesito canción desesperada. Porque
por tu culpa
la única desesperada soy yo.


Texto y fotografía: Paula Pastor

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Tanto buscar rincones dentro de tu hogar
que he olvidado hacer hogar de mis rincones.

Paula Pastor.

lunes, 8 de agosto de 2016

Deberías saber que "cuídate" también es "te quiero". Así que cuídate mucho.








Texto: Paula Pastor.
Fotografía: Sara Herranz.