domingo, 30 de marzo de 2014

Parece domingo,
 
pero es la nostalgia.
De añorar aquello que nunca tuvimos.
Aquello que se perdió cuando menos lo esperábamos. Cuando sopló el viento y se lo llevó todo dejándonos en los huesos.
 
Y sí Sabina, no hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió.
Y no, lo nuestro nunca fue bonito.


Paula Pastor
Vídeo: Youtube