domingo, 13 de diciembre de 2015

A corazón abierto

Cuenta la leyenda que a veces no hay nada que contar
y que los mejores silencios son aquellos que se dan cuando sobran las palabras.


A veces la vida es tan bonita que parece de verdad.
Otras, en cambio, hacen falta un par de cervezas y media caja de Prozac para llegar al final del día.

Mañana puede ser un gran día.
Aunque si te lo propones, hoy también. Que ya lo dijo Serrat.

Es verdad que la felicidad está sobrevalorada y lo importante es dormir ocho horas.
(Poco se habla de lo bonito que es bailar en bragas cuando estás sola en casa)

El mejor rompecabezas es una piedra.
Pero a veces tropezamos tantas veces con la misma que acabamos por tener roto hasta el corazón.

Y que ya no estoy muerta, estoy enamorada.
Que viene a ser lo mismo que estar viva.

Somos lo que compartimos.
Por eso a mí me gusta escribir a corazón abierto.

¿Y la poesía? Te crea y te destruye.
Vamos a ver, que los mejores versos no siempre riman,
que son aquellos que se escriben con sinceridad.
Paula Pastor
Fotografía: Paula Pastor

domingo, 22 de noviembre de 2015

Los tulipanes también lloran

Podría hablar de la unión más acertada en el momento equivocado,
como también podría dejar de enviarte un ejército de páginas amarillas al buzón y asumir que por muchas que recibas nunca buscarás en ellas mi dirección.

Pero lo nuestro fue como ver nacer el tulipán perfecto en pleno invierno;
que sabes que por muy bonito que esté creciendo, el frío acabará con él.

Llegaste por error.
Como nacer en una familia protectora cuando lo que quieres es vivir así,
con faldas y a lo loco.

Peor aún fue que no supiste irte.

Buscabas huir
pero mira,
dejaste la ventana medio abierta
y yo me empeño en colarme mientras me dejo las rodillas intentando saltar el alfeizar.

Hace meses que empezó este invierno
y ya no hay tulipán que resista a este frío.
Los tulipanes también sienten.

Los tulipanes también se mueren si no los alimentas.

Los tulipanes también lloran.


Texto: Paula Pastor @paupastor7
Fotografía: Weheartit

lunes, 9 de noviembre de 2015

Un lunes muy domingo



Entre pitis mal liados y chaquetas de cuero surgen los besos.
"Una Mahou bien fría, por favor. 
Y algo de comer, que nos estamos quedando en los huesos."

¿Algo de comer?
Cómeme la boca joder, que se hace tarde. 
Y no se según tú, 
pero para mí la cosa está que arde.

Y así se apresuran las caladas. 
Y así se apresuran los tragos. 
Y entre uno y otro surge la magia,
como si fuéramos magos.

Aún no entiendo
de 'por qué's
ni de peros.
¿Pero por qué no me rozas con tus dedos?

Un sofá.
Dos cojines.
Media manta.
Y la nevera está vacía.

Llegó el invierno.
Nos volvimos verano.
Y me quitaste la ropa
mientras yo te decía
"Esta y no más. La última."
aun sabiendo que nunca abandonaría.


Paula Pastor
Fotografía: weheartit

sábado, 7 de noviembre de 2015

Día siete

Siete vidas tiene un gato,
una por cada pecado capital y otra por cada hotel que Andrés Suárez dejó sin aliento.
Aún no sé que he visto en ti, quizá las siete maravillas del mundo en tus siete lunares del costado derecho que, ordenados minuciosamente, se asemejan a las siete estrellas que forman la osa mayor.
Siete besos en la espalda, te pido, durante los siete días de la semana.
Y siete días son los que han pasado desde que te has ido.
Menuda suerte sería si(e)te hubieras quedado a mi lado y no te hubieras marchado. Pero tú ya no estás, y con esta ya son siete las canciones que han sonado desde que cerraste la puerta.
Hoy es siete,
aún no has vuelto.
Que digan lo que quieran,
el siete no da buena suerte.
 
 
 
Paula Pastor
Vídeo: Youtube

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Sorpréndeme

Si no me dejas hacerte el amor, tendré que hacerte poesía.

Tener sexo en la parte de atrás del coche ha dejado de formar parte de mi rutina,
y los parques se preguntan por qué ya no nos metemos mano.
Mientras esperamos que no llegue nunca el verano
y la primavera se va,
poco a poco,
llevándose mi falda.

Veo a parejas que se comen el cuello en esquinas apartadas de los bajos de Moncloa.
Y cualquier noche en ese antro sabe a aquella vez,
donde cada chupito de tequila que me hace recordar que estás lejos,
me acerca un poco más a ti.

Ojalá sea el destino quien se encargue de juntar aquello que separó.
Como quien pega con superglue las partes de un jarrón roto.

1236 km no son nada
si se trata de llegar a tiempo para decirte aquello que no quieres oír.
Pero vuelve a ganar la razón al corazón.
Pero vuelve a poder la impotencia.
Pero vuelve la noche a raspar.
Pero vuelve todo menos tú.

Y la vida sigue. Como siguen las cosas que no tienen mucho sentido.
Y tú has vuelto a inspirarme. Como te prometí que nunca jamás harías.

Y yo lo he vuelto a hacer. He vuelto a escribirte porque tú ya no.

Porque te fuiste en septiembre, y volverás
-si dios, la suerte o el destino quieren- 
nueve meses después. Y será como si después de nueve meses volvieras a nacer y yo, volviera a nacer también.
Porque quisiste dejar Madrid
buscando refugio en Lyon,
olvidando el calor de las noches;
la sangre y el sudor de las sábanas.


Me dejaste con el amor a medio hacer entre las piernas
y el desamor totalmente deshecho entre los dedos.
El alma rota. Sin instrucciones para recomponerla.
19 días y 500 noches necesitó Sabina, y yo.

Mírame.
Hace tanto que te fuiste y aún sigues aquí que claro, los cerezos ya están en flor otra vez y el calor empieza a anunciar su llegada. El viento me despeina como lo hacías tú. Las mariposas de colores que ha traído la primavera revolotean a la par que las de mi estómago cuando pienso en ti.
Estoy escribiendo mucha mierda porque hay mucha mierda en mi mente.

No sé si decirte que ya no vuelvas.
No sé si decirte que vuelvas ya.


Paula Pastor

jueves, 29 de octubre de 2015

1236 km

Puede que te eche de menos más de la cuenta
y que sonría al recordar
y al recordarte.

Puede que los días pasen
y cada vez estés más lejos.
Y por eso que todo, menos tú, sigue en su sitio.

Puede que los demás no entiendan que la distancia no solo habla de kilómetros,
que de aquí a allí hay mil pies,
pero de mí a ti solo un billete de avión y un par de ovarios.

Debería no serte sincera y fingir que ya nada importa.
Que tú estás bien allí
y que yo estoy aún mejor.

Pero todos están deseando que no llegue diciembre.
Y yo aquí, muriéndome por verte.

Paula Pastor
Fotografía: Weheartit

sábado, 24 de octubre de 2015

Cada loco con su vicio

 Cada loco con su vicio.
Y quien no tenga vicio que se haga el loco.


Lo que empieza como un juego acaba como adicción.
Ni cerveza ni tabaco.
Todo lejos de un placer afrodisiaco.
Noches en vela,
amaneceres tardíos.
Mientras tú y yo comportándonos como críos.
Pasaba algo
y fue la tiritera de mis manos lo que me avisó
de que no estábamos sanos.

Peor que el remedio y la enfermedad juntos.
Éramos dos
haciendo frente a los contrapuntos.

Dejé de vivir y empecé a escribir,
dejé de escribir y empecé a morir
lentamente.

Por eso llevo veinte poemas,
por eso deberías decirle a Neruda que no hace falta ninguna canción,
que aquí la única desesperada soy yo.

Paula Pastor
Fotografía: Weheartit

domingo, 18 de octubre de 2015

Para que vuelvas

Tenemos tantas ganas de tenernos que tenemos miedo.
Y así, el miedo nos paraliza.
Y el orgullo.
La cobardía.
El no dar el brazo a torcer.
El arrástrate tú, que yo ya paso.

Conseguimos que el "desroce" deshaga el cariño y que los kilómetros se multipliquen,
llegando a sentirnos separados por un océano,
cuando ni siquiera hay un mar entre mis manos y tu piel.

Parece que te has ido para no volver
y aún así espero.
No se a qué, pero espero.
Quizá a que vuelvas.
Quizá a que desaparezcas del todo.


"Puede que fuera demasiado joven, no sé, o fue culpa de esa sensación absurda de que si encuentras a la mujer de tu vida con veinte años, lo mejor es huir."


Paula Pastor
Fotografía: We heart it

viernes, 16 de octubre de 2015

Re (nacer)



He vuelto a nacer.

Como el gusano que se hace mariposa.
Me han salido alas y voy a echar a volar
pero esta vez, no habrá aterrizaje.

La libertad ha venido a mí.
Juntas nos vamos de la mano.
Dejando atrás el pasado,
sin pensar en el futuro,
disfrutando del presente.

Tantas heridas se han curado,
tantas cicatrices se han cerrado,
que el corazón queda intacto y ya no entiende de desgracias.

Huele a miel. Barcelona huele a miel.

Y yo me despido.
Con una sonrisa,
dejando atrás mil lagrimas en aquella almohada,
110 días de lucha en la habitación 28,
millones de suspiros perdidos entre aquellas paredes de hospital.

Y ahora os digo,
qué maravilloso es aprender a quererte
sentir que la vida te sonríe
y abrazar con ganas todo aquello que está por venir.


 
Paula Pastor
Fotografía: Santiago Pastor 

domingo, 11 de octubre de 2015

¡Hola!
Hoy he tenido una idea. He pensado crear esta entrada con el objetivo de compartir con vosotros aquellos poemas que me han sido publicados. Así que aquí tenéis la entrada y aquí tenéis los poemas.
¡Espero que os gusten!

 
 
Las dos cara de la luna - Antología Luz de luna


Poema a la distancia - Antología Versos en el aire
 
 
Parece domingo pero es la nostalgia - Antología Porciones del alma

 
Noche de excesos - Antología Poesía erótica
 

martes, 6 de octubre de 2015

Como Calamaro en Paloma

Vivir así no es vivir, esperando y esperando,
porque vivir es jugar y yo quiero seguir jugando.

Dices que te has ido para siempre
pero cada vez que suena Paloma vuelves.
Fuimos a volar con un solo paracaídas y solo yo he quedado volando a la deriva.

Pongo en aleatorio el modo de reproducción de Spotify,
que otra vez vuelve a traicionarme
recordándome que
has cometido el crimen, varón,
y no vas a cumplir la condena.

Quiero vivir dos veces para poder olvidarte.
Quiero llevarte conmigo y no voy a ninguna parte.





Paula Pastor
Video: YouTube

domingo, 4 de octubre de 2015

 
Madrid está vacía.
Como la mente del que no lee.
Como el alma del que no siente.
Y como el corazón de aquellos que no saben quererse a sí mismos.

Paula Pastor
Fotografía: Paula Pastor

martes, 29 de septiembre de 2015

Cinco

A la reina de la noche. A doña croquetas. A mi franchu. Y a la china.



Gracias por ser.
Las mejores amigas. Las más dolorosas discusiones. La luz del final del túnel. Las copas de un viernes noche, la fiesta del sábado y el apoyo de los lunes. Las inventoras de los mejores planes. Las reinas de la improvisación. La locura de salir a One un jueves. Las del verano en Torrevieja. Las que te despiertan el día de tu cumpleaños con una tarta de conguitos blancos. La solución a un domingo tristón. Las de los abrazos tontorrones y los besos así porque sí. Las que no saben salir de tranquis. La sinceridad hecha persona. El "pedazo puta" más bonito del mundo. La madurez y la inmadurez juntas. Las culpables de risas y llantos. Las compañeras de las mejores (y las peores) borracheras. Las que te acosan en Twitter o te regalan likes en Instagram. Las que vacilan por cualquier tontería. Las que el sábado por la mañana no vuelven a salir y a las 8 de la tarde preguntan "¿salimos?". Las que te dan mil motivos para sonreír y un hombro para llorar. Mis cuatro fantásticas.

Gracias por estar.
En las buenas y en las menos buenas. En las malas. Y en las que parece que no tienen salida.

Gracias por no faltarme nunca.



Paula Pastor
Fotografía: Jorge Ibáñez @jorge95ib

sábado, 26 de septiembre de 2015

Mucho se habla de las oportunidades que pasan como los trenes.
Y así, olvidamos la magia que tienen los botes amarrados en un puerto.

Paula Pastor
Fotografía: Paula Pastor

lunes, 31 de agosto de 2015



Perdemos el tiempo mareando el pasado con la intención de quedarnos anclados en él. Olvidamos que no podemos cambiarlo e intentamos, constantemente, modificar aquello que no es de nuestro agrado. Parece que todavía, a día de hoy, no hemos aprendido que lo hecho, hecho está, y que lo que debemos llevarnos de ese pasado es que gracias a él somos quienes somos en este presente.


Paula Pastor

viernes, 21 de agosto de 2015

Al mejor amigo. A mi mejor amigo

Podría empezar y no acabar.
De darte las gracias,
de pedirte perdón,
de aprender de ti,
de admirarte,
de prometerte que siempre,
de escucharte y dejar que me escuches,
de ayudarte y dejar que me ayudes,
de evitar que caigas y levantarse si lo haces,
de decirte que te quiero.

Podría empezar y no acabar;
pero creo que a veces sobran las palabras,
y esta es una de esas veces.

















Felicidades al mejor amigo del mundo mundial.

Fotografía: Paula Pastor
Texto: Paula Pastor

lunes, 29 de junio de 2015

Querida Madrid

Ojalá que volvamos a encontrarnos pronto.

Ojalá que volvamos a encontrarnos pronto y sigas tan bonita como siempre; iluminada y elegante por la noche, discreta y preciosa durante el día. Ojalá que en ‘El retiro’ sigan floreciendo los cerezos y que ‘El barrio de las letras’ siga lleno de preciosas palabras en todos sus rincones. Ojalá que la Plaza Mayor conserve su gente, sus tapas y su ambiente. Ojalá que los cines de Callao se hagan leyenda, y que el letrero de Schweppes siga brillando en lo más alto de aquella torre. Ojalá que el VIPS de Gran Vía siga ahí, intacto, para poder compartir una jarra de sangría mientras disfrutamos de las mejores patatas en su punto. Ojalá que el 100montaditos de Tirso de Molina no desaparezca nunca, para hacernos pasar todos aquellos momentos que quedan grabados. Ojalá que Atocha siga viendo los besos más sinceros. Ojalá que el Prado y el Thyssen sigan siendo arte. Ojalá que la cuesta Moyano continúe almacenando historias en libros de segunda mano expuestos al sol. Ojalá que ‘El Rastro’ y los domingos no se separen nunca. Ojalá que Cibeles y Neptuno sigan luchando por el protagonismo. Ojalá que todos los garitos de los bajos de Moncloa sigan abiertos. Ojalá que el reloj de la Plaza del Sol se mantenga en pie y pueda dar comienzo a cada año que está por llegar. Ojalá que los atardeceres del Templo de Debod no cambien y que el Círculo de bellas artes siga siendo la mejor ventana para ver todos y cada uno de tus rincones. Ojalá que el vértigo no nos impida subir al pirulí para contemplar la casa de campo, y que el teleférico nos lleve hasta el infinito y más allá. Ojalá que no importe la época del año para que la calle Huertas sea el club de reunión de cada sábado. Ojalá que Cortilandia y la cabalgata de reyes continúen haciendo mágicas todas las navidades. Ojalá que de igual primavera, verano, otoño o invierno para disfrutar de todos y cada uno de tus rincones, para disfrutar de ti.

Ojalá que volvamos a encontrarnos pronto, Madrid.

 

Paula Pastor
Fotografía: We heart it

jueves, 18 de junio de 2015

Poema de carretera

Hay poemas de carretera
que cuentan historias más breves que el aleteo de un colibrí.

Hablan de montañas pérdidas en medio de la nada
de naranjos en fruto
y de cómo sale el humo de la chimenea de una fabrica de mármol.

Hay un convento en venta con paredes de piedra junto al peaje de la E-90.
30 pavos en efectivo que abren paso a la aventura.

Señales de velocidad y un carril de aceleración. El derecho se incorpora al izquierdo.
Los quitamiedos nos llenan de miedos. Y avanzamos con la piel de gallina. Embragando y pisando el acelerador a fondo.

Almendras, cacahuetes y galletas de chocolate.
Se me han taponado los oídos.
Hace sol y no me puedo dormir.

"Velocidad controlada por radar" anuncia un letrero luminoso en lo alto de un poste.

Edificios rascasuelos. Cielos del color del algodón dulce. Pájaros que vuelan acompañados pero libres.

Necesidad por llegar. Miedo al destino. Necesidad por irse pronto. Y volver.

Paula Pastor
Fotografía: Paula Pastor

sábado, 13 de junio de 2015

Todos los putos poetas sois iguales

Todos los putos poetas sois iguales.

He vuelto a creer que podrías ser tú quien tuviese el antídoto perfecto para reencarnarme en mariposa.
Que el vaso estaba medio vacío de cerveza y que lo fuiste llenando, poco a poco, de todo aquello que nunca quisiste contarme.

Vivimos noches que, redundantemente, son capaces de dejarnos días sin dormir.
A veces solo necesitamos dos segundos para escribir un poema y, a mí, me han sido cuatro horas insuficientes para la antología que te he dedicado.

Aún siento que me observas cuando voy a quién sabe dónde sin saber para qué, caminando al ritmo de aquella canción de Sidonie, mientras grito que viva el loco que inventó el amor.
Y qué bonito es esto del amor que nos rompe y nos parte en dos, ¿no?

He pensado que ya no cuando aún sí.
He pensado que aún sí cuando ya no.

Has vuelto otra vez con ese 'ni contigo ni sin ti' que tanto te gusta,
convirtiendo junio en el pasado diciembre,
tirando la piedra para después esconder la mano.

Yo te juro que a veces tus palabras duelen como balazos y se clavan como puñales.
Déjame no ser más tu musa. Deja de versarme.

Te has llevado la poca calma que quedaba, creando tempestades a modo de palabras de esas que arañan la piel.
Necesito que alguien me pellizque la mejilla para saber que no estoy en un mal sueño.

Podrías irte por donde has venido, pero quizá decidieses no volver y me da miedo.
No te quedes pero tampoco te vayas.


Todos los putos poetas sois iguales,
joder.
Y lo peor es que ya me habían avisado.

Paula Pastor
Fotografía: We heart it

domingo, 7 de junio de 2015

Máscaras y caretas

"te sigo como les siguen los puntos finales
a todas las frases suicidas que buscan su fin"
 



 

Tragando la impotencia y vomitando la rabia.
Ahogándose por aquello que jamás podrá decir.

Pasa los días bajo falsas caretas
y las noches bajo la libertad de poder ser ella misma.

Vive con miedo al pasado,
al presente
y al futuro.

Malgasta su tiempo.
Reclamando lo que no fue y luchando por lo que no será.
Silenciando al silencio y haciendo gritar al grito más fuerte.
Queriendo hasta morir y muriendo por no quererse.

Es capaz de transformar lugares en palabras.
Y además de lugares, personas.
Pero no sentimientos.

Nunca ha sabido expulsar lo que tiene dentro;
ni las mariposas del estómago
ni la rabia contenida de un "ya no te quiero"
ni todo ese jodido remordimiento.

Y vosotros llegáis y la pedís que sea clara,
y olvidáis que, sin quererlo, es transparente.
 
Paula Pastor
Fotografía: Banksy

lunes, 1 de junio de 2015

Deberíamos tener menos miedo a morir y más a nosotros mismos,
deberíamos prometer menos y cumplir más,
deberíamos odiar menos y querer más,
deberíamos dormir menos y soñar más,
deberíamos discutir menos y follar más,
deberíamos ignorar menos y saber más,
deberíamos resistirnos menos y pecar más,
deberíamos deber menos.



Paula Pastor

domingo, 24 de mayo de 2015

Las dos caras de la luna

"Yo creía que quería ser poeta, pero en el fondo quería ser poema..."
Jaime Gil de Biedma

Ella
tiene dos caras.
Como la luna.















Es fortaleza y debilidad
es alegría y tristeza
es comerse el mundo
y es el mundo comiéndosela a ella.

Es caos
es control que lleva al descontrol.

Ella es muy ella.
Me explico:
es muy suya,
y se comparte con muy pocos.


Paula Pastor
Fotografía: Jorge Ibáñez @jorge95ib

viernes, 22 de mayo de 2015

El chico del jazmín

Recuerdo aquella vez cuando,
tras mucho tiempo follándome, 
decidiste hacerme el amor.

Ya sabes,
manías tuyas de llamar las cosas por su nombre.

Había sonado el disco entero de Love of Lesbian
y llevábamos unas cuantas
- no sé cuántas, perdí la cuenta -
copas de más de esa ginebra de garrafón;
y habías tomado otras cuantas rayas que,
lejos de colocarte,
te habían descolocado.
Y bueno,
te habían colocado pero junto a mí.

Aún quedaban trozos de carmín en tu cuello.

A más copas,
menos capas.
Acabamos borrachos y sin ropa.

Salimos al jardín
y nos retamos cuerpo a cuerpo
entre matorrales de jazmín.


Era primavera,
supongo que sabrás que la sangre altera

y claro.

Paula Pastor
Fotografía: We heart it

jueves, 14 de mayo de 2015

Día 708.

Hoy has vuelto a mí.
(Como si alguna vez te hubieras ido)


Hay una maleta que guarda más recuerdos que cualquier tienda de souvenir. A medio metro de la vía, una pareja de enamorados se da el beso más sincero jamás visto en una estación de tren. Tres niños pelean por quién se lleva el regaliz más largo. Dos ancianos, sentados en un banco, miran al horizonte con la mirada perdida. Una madre acurruca a su bebé en los brazos, mientras camina de un lado al otro del andén, esperando a que se duerma. Apoyado en la pared, el joven de la camisa de flores lee una novela de Almudena Grandes y, disimuladamente, cruza miradas con la pelirroja del sombrero de paja. Una chica de dieciocho años escribe, apoda en un muro de la estación, todo lo que ve, en su libreta gris. Mordisquea nerviosa su PILOT negro. El tren con destino a Castellón lleva ya cuarenta minutos de retraso y quizá la vida espere, pero él no. Hace calor en Atocha y sus piernas, ligeramente bronceadas, comienzan a pegarse entre sí. La blusa de flores le da calor y se recoge su media melena en un moño. Aquel guitarrista que sentado en el suelo toca un bolero, parece él. Y entonces vuelve. Él parece él. Ella parece ella. Los dos parecen aquel nosotros que un día juraron para siempre. Y resulta que a veces las cosas sí son lo que parecen.

Paula Pastor
Fotografía: Paula Pastor

viernes, 8 de mayo de 2015

Para Iratxe

Estás loco, pero te diré un secreto: las mejores personas lo están


Tienes dieciocho primaveras y mil ideas locas dentro de tu cabeza.

Te he visto llorar cuando te cantaban cumpleaños feliz,
salir despavorida por dos zapatones rojos y una nariz de payaso,
volar sin levantar los pies del suelo
y caer hasta desgastarte las rodillas.
Y eso es lo que cuenta.

He venido a explicarte que tu lunar entre los dedos del pie
y tus manos de bebé
no los cambio por nada.
Y los 18 años que llevamos juntas, tampoco.

He venido a desearte un feliz cumpleaños,
un feliz día,
unos felices dieciocho,
y una feliz vida. Que te la mereces.

He venido a decirte que, aunque no me guste soltar al aire un te quiero,
te quiero ver crecer,
te quiero ver reír,
te quiero ver llorar de alegría,
te quiero.

No pierdas nunca tu locura. O lo que es lo mismo, no pierdas nunca tu esencia.

Paula Pastor

lunes, 4 de mayo de 2015

Huesos

Está en los huesos.
De dejarse la piel en camas que sí,
camas que no,
camas que solo a veces.

De no dar ciertos besos
de los que curan el alma,
de los que calientan la piel,
de los que recuerdan que escueces.

Faltan bocas que alimenten
su corazón desteñido,
su cabeza loca.

Aún hay bocas que consienten
un beso por descuido
de cuando dos labios chocan.






Esta vez escribo y no hablo de ti ni de mí. Y no sé qué me está pasando. Y no me reconozco.


Paula Pastor
Fotografía: We heart it

lunes, 27 de abril de 2015

Lluvias de abril

Dos cuerpos semidesnudos en la parte de atrás de un coche.
La lluvia que golpea el techo,
empaña los cristales,
y esconde todo lo que está pasando.
Y esconde todo lo que está por pasar.

Suspiros calientes.
Besos con lengua, y sin ella.
Manos inquietas.
Caricias por todas partes.
Pieles que se rozan.
Dedos que recorren mi entrepierna.
Alguna que otra sonrisa tonta.

Dos cuerpos completamente desnudos en la parte de atrás de un coche.
La lluvia sigue golpeando el techo pero ahora con más fuerza,
empañando aún más los cristales
y escondiéndonos
de todo y de todos.

Tú que me muerdes la cintura,
yo que te como el cuello,
tú que me empotras contra el asiento de delante y joder,
solo joder.

Sobran las palabras. Sobra explicar el resto.


Paula Pastor
Fotografía: We heart it

jueves, 23 de abril de 2015

Dos años y veinte minutos.

(3:00) Han pasado dos años. Aún me dueles.

Tenía dieciséis años cuando me enamoré por primera vez.
Llevaba el pelo largo y la palabra inocencia grabada en la frente.

Los días eran eternos y las noches aún más pensando en el niño que me había robado el corazón.

Mi primer amor tenía la estrella polar debajo del ojo,
en las coordenadas 2 besos norte, 7 oeste de su mejilla derecha.

(3:20) Ya he terminado. Ha sido rápido. Como lo nuestro.


Paula Pastor

martes, 21 de abril de 2015

Déjame ser tu musa

No debería sentir celos de tus musas. Lo sé.

Pero al fin y al cabo,
para ti, la poesía sin ellas no sería;
y sin embargo,
para ti, sin mí la poesía sigue siendo.

Me sé de sobra lo de que escribes a alguien que no conoces
y que
probablemente, ni si quiera existe.

Y eso de que la felicidad no depende de nadie.
 
Pero qué bonito sería que algún día me dijeras:
"Eres el peor de todos mis versos.
Y el mejor de los besos que aún no he dado."


 
Paula Pastor
Fotografía: We heart it

lunes, 20 de abril de 2015

Hace nueve años que te fuiste.
Y, sin embargo, sigues aquí.

Por ser hoy. Por ser tú.




Paula Pastor
Vídeo: Youtube

martes, 14 de abril de 2015

Y de repente tú

Cada vez que me toque el cuello te estaré diciendo que te quiero.




"Estoy conociendo a alguien", te dije.

"Se llama Soledad,
mide dos suspiros y medio,
y tiene el alma más vacía que mi forma de ver los vasos de agua"

Sonreíste.

"No me olvides", susurraste.

Me toqué el cuello.

"Joder, ya estamos", pensé, "iba todo tan bien y de repente tú."


Paula Pastor
Fotografía: We heart it

domingo, 12 de abril de 2015





Como dos ríos.
Mójame.
Llévame la corriente.


Paula Pastor
Fotografía: We heart it

martes, 7 de abril de 2015

Printemps

"Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera" Pablo Neruda
 


El sol ha vuelto
y mi corazón se acelera,
ahora que el invierno ha muerto
por culpa de la primavera.

Floreces.
Como los cerezos.
Escueces.
Como todos mis tropiezos.

Y aunque las margaritas,

los tulipanes,
y las rosas.
Hay ciertas cosas
que parecen invierno
que siguen doliendo
que sigo perdiendo
que lo vuelven todo infierno.



Paula Pastor
Fotografía: Jorge Ibañez

domingo, 5 de abril de 2015

Como forma de vida

Llevo tres años viéndome morir lentamente,
víctima de mí misma y presa de mis manías,
y en lugar de intentar escapar,
me he aferrado a mis vicios.
Siempre he sido de ir por el camino equivocado, de aparentar lo que no
y de odiar la mediocridad.
Pero esta me ha visto como un blanco fácil
y ahora
ha conseguido llevarme a su terreno.
He pasado noches de tembleques de manos y piernas,
de escalofríos que me han recorrido de principio a fin.
Además de noches sin dormir
y días enteros en la cama.

Esta forma de vida se me ha metido hasta el tuétano.

He aprendido que del amor al odio hay un paso
pero del odio al amor hay un abismo.
Que la vida tiene más desgracias que hilaridades,
y que los momentos en los que sonreímos son los que cuentan.
Independientemente de cuál sea el motivo.

Pero si hay algo que todo esto me ha enseñado
es que la poesía es un reflejo del alma,
y que es la única que va a estar ahí
siempre
que
lo
necesites.



Paula Pastor
Fotografía: We heart it


sábado, 4 de abril de 2015

El viento me habla de ti

El viento me despeina la sonrisa.
El viento me despeina.
El viento.
(Él)
 



Fueron mil y una noches.
También varios mediodías.
Jugando entre las sábanas, nosotros,
pasábamos los días.

Resguardarse en la bahía
porque sirve de abrigo a la calma.
Llamar a la policía
porque me robaste el alma.

Tú,
que me rompiste en mil pedazos.
Tú,
que viste que alguien roto solo se repone con abrazos.

Tampoco entiendo entonces por qué te marchaste lejos
y dejaste tu rostro guardado en todos los espejos.
Cóncavos,
convexos,
circunflejos.

Y ahora sé, que si hay algo que ha cambiado,
que si en algo me has fallado
Es que no te he visto enamorado y

ni siquiera el viento me despeina como lo hacías tú.
 
 

Paula Pastor
Fotografía: We heart it

viernes, 27 de marzo de 2015

Existen dos tipos de personas:
aquellas que guardan más magia que la chistera de un mago.

Y tú. Que eres peor que el remedio y la enfermedad juntos.


Paula Pastor

miércoles, 25 de marzo de 2015

Me gustas

Me gusta marihuana, me gustas tú.


Me gustas más que el sol de invierno,
                         que los cerezos en flor,
                         que un abrazo por la espalda,
                         que poder remolonear en la cama un domingo por la mañana y
                         despertarme para comer la lasaña de mi abuela.
 
Me gustas más que verte torcer la boca y apretar la mandíbula,
                         que cuando me tientas y sólo a veces,
                         que el lunar que tienes justo ahí,
                         que perderme una mañana de domingo en el Rastro de Madrid y
                         cualquier día de invierno por las calles de Gran Vía.
 
Me gustas más que leer en la playa,
                         que estar sola en casa y poder bailar en bragas por el pasillo,
                         que el olor de las sábanas limpias,
                         que escuchar cualquier canción de Pereza mientras ando por la calle y
                          me creo que me estás mirando.
 
Me gustan tus manos,
                  tu piel,
                  tu boca,
                  tus manías,
                  tus ideas absurdas y
                  tu forma de decir no cuando es sí.
 
Me gustas porque tu boca sabe gritar rebeldía.
Y porque una boca que no es rebelde no entiende de besos.
 

Paula Pastor
Fotografía: We heart it

sábado, 21 de marzo de 2015


Tengo una primavera en la falda
varios amores de verano en la memoria
dieciocho otoños de vida
y todo el invierno en mi corazón.


Paula Pastor
Fotografía: Izaskun Arrizabalo