viernes, 27 de marzo de 2015

Existen dos tipos de personas:
aquellas que guardan más magia que la chistera de un mago.

Y tú. Que eres peor que el remedio y la enfermedad juntos.


Paula Pastor

miércoles, 25 de marzo de 2015

Me gustas

Me gusta marihuana, me gustas tú.


Me gustas más que el sol de invierno,
                         que los cerezos en flor,
                         que un abrazo por la espalda,
                         que poder remolonear en la cama un domingo por la mañana y
                         despertarme para comer la lasaña de mi abuela.
 
Me gustas más que verte torcer la boca y apretar la mandíbula,
                         que cuando me tientas y sólo a veces,
                         que el lunar que tienes justo ahí,
                         que perderme una mañana de domingo en el Rastro de Madrid y
                         cualquier día de invierno por las calles de Gran Vía.
 
Me gustas más que leer en la playa,
                         que estar sola en casa y poder bailar en bragas por el pasillo,
                         que el olor de las sábanas limpias,
                         que escuchar cualquier canción de Pereza mientras ando por la calle y
                          me creo que me estás mirando.
 
Me gustan tus manos,
                  tu piel,
                  tu boca,
                  tus manías,
                  tus ideas absurdas y
                  tu forma de decir no cuando es sí.
 
Me gustas porque tu boca sabe gritar rebeldía.
Y porque una boca que no es rebelde no entiende de besos.
 

Paula Pastor
Fotografía: We heart it

sábado, 21 de marzo de 2015


Tengo una primavera en la falda
varios amores de verano en la memoria
dieciocho otoños de vida
y todo el invierno en mi corazón.


Paula Pastor
Fotografía: Izaskun Arrizabalo

martes, 17 de marzo de 2015

No (soy yo)

Supongo que la habrás visto ir y venir,
partir,
escapar,
y volver con las manos vacías y el corazón cargado de recuerdos.

Imagino que la habrás visto cantar,
saltar,
gritar,
y bailar en plena calle haciendo volar su falda.

Seguramente que la has visto llorar,
enfadarse,
refunfuñar,
y patalear a los cuatro vientos como una niña pequeña.

Sospecho que la has visto de muchas formas
y que aún así
hay tantas formas en las que no la has visto,
que comprende que conocerla es ir más allá de lo común
y que entenderla,

entenderla ya es otra historia.



Paula Pastor
Fotografía: Izaskun Arrizabalo

lunes, 16 de marzo de 2015

Mi vida es como un gato negro

A veces creo que en otra vida rompí un espejo y por eso esto de mis 7 vidas de mala suerte;
lo del insomnio,
el inconformismo,
la tristeza hecha rutina.

O quizá fui un gato negro.
De esos que pasean por los arrabales de París
y salen con la luna.
De los que tienen una cara oculta, también.

No he oído cantos de lechuzas tres veces
sino trece.
Y es que la última vez fue un martes.

Y me he caído
y me he levantado con el pie izquierdo.

Y he llorado
derramando la sal
de las lágrimas.

No sé entonces por qué me sorprendo
cuando me leen la mano por la calle y me dicen:
Cuidado chica, te queda menos de lo que crees.

Y sé que
cuando me enamore de ti
y tú de mí,
cuando encuentre el amor de mi vida y estemos a punto de jurarnos amor eterno.
Vendrás a buscarme y me verás
con el traje de novia puesto.

Ahora voy a cruzar los dedos mientras toco madera.

Un poco de buena suerte a veces no viene mal.



Paula Pastor
Fotografía: We heart it

martes, 10 de marzo de 2015






Voy a decirte una cosa:
que te vean desnuda es distinto de que te vean sin ropa.
Y tú me has visto de las dos formas.

Paula Pastor
Fotografía: Paula Pastor

domingo, 8 de marzo de 2015

Lo más simple



Decía mi mejor amiga que la belleza está en lo más simple,
en lo natural;
y eso que ella no te ha visto remolonear un domingo por la mañana

con el pelo hecho un caos
y esa mancha de mostaza en el pantalón del pijama.

Tampoco correr cuando ves que pierdes el autobús

y llegas justo a tiempo,
con las mejillas rojas del maratón.

Ni bailar alocadamente aquella canción de Pereza.
O lo que quiera que sea eso que tú llamas bailar.

Ella no sabe que tus despertares esconden las legañas más bonitas de Madrid,
ni que tus manos frías a veces hasta dan calor.

Que verte cocinando la cena

es mejor que ir al restaurante mas lujurioso de toda la ciudad,
y que nuestras sesiones de 'sofá, manta y peli'

no tienen nada que envidiar a los cines de Callao.

Los ojos grandes y azules son preciosos, sí;
pero tu mirada interesante y azabache no la cambio por nada.

Venía mi mejor amiga a explicarme que la belleza está en lo más simple,
y resulta que ahora soy yo quien va a enseñarle a ella lo que es la belleza.



Paula Pastor
Fotografía: We heart it

sábado, 7 de marzo de 2015

No te quiero

No te quiero.
Quiero té.




Supongo que entenderás que la distancia no se mide por el número de kilómetros que separan a dos personas,
sino por el número de abrazos que, pudiendo darse, no se dan.
Y es justo eso lo que nos mantiene tan separados.

Perdona, se me ha caído el corazón y se me ha roto.
Llevo más de un año intentando recomponerlo pero sigue ahí,
hecho añicos.

Acaba de sonar un mensaje en tu contestador.

"Hola. Llevo toda la mañana llamándote y nada, solo recordarte que te has dejado las ganas de mí en otra cama. Llámame si lo oyes."
Era yo.

Mientras tanto tú sigues sin aparecer.
Voy a hincharme a cerveza.
Voy a beber rubia la cerveza para no acordarme de tu pelo.

Estoy en ese momento en el que
me arrepiento tanto por
haber perdido el culo por tu culo,
que ando poniéndome hasta el culo de alcohol
para olvidarte.

Dijiste que venías a hacer conmigo lo que la primavera hace con los cerezos.
Te fuiste sin hacerme flor.
Ahora yo voy a hacer contigo lo que el verano hace con la primavera.


Paula Pastor
Fotografía: We heart it


jueves, 5 de marzo de 2015



¿Recuerdas cuando éramos niños y jugábamos a ser cada uno un país?
Lanzábamos una pelota al aire y declarábamos la guerra a nuestro enemigo.

Las cosas no han cambiado tanto. Tan solo tenemos unos años más.

Pero a veces me veo lanzando una pelota al aire y gritando mi nombre.

Me he declarado la guerra y ahora soy mi propia enemiga.



Paula Pastor
Fotografía: We heart it

lunes, 2 de marzo de 2015

A mi mejor amiga

A mi mejor amiga, por ser más yo que yo misma:

He venido a escribirte un poema y me he dado cuenta de que no hay verso capaz de explicar lo mucho que te quiero.

Hoy es lunes
y te han visto salir a la calle con esa sonrisa de viernes que siempre llevas,
despilfarrando alegría donde quiera que vas con tan solo agitar tus alas.
Sabes volar y a mí me has enseñado a hacerlo.

Tienes el pelo más Pocahontas que he visto nunca
y una sonrisa que brilla más que mil soles.

Seguro que, como cada día,
hoy has enamorado a medio Madrid
con tus andares de las diez y diez
y tu manía de frotarte los dedos.
Me juego el cuello.

Además,
llevas tanto aprendido en tan solo dieciocho años
y te queda tanto por aprender,
que todavía sonrío cuando te pones seria
y me dices
“lo digo de verdad, me he vuelto súper madura”.

Te tengo tanta admiración y, a la vez,
tanto miedo por conocerme mejor que yo misma,
que he llegado a negarte lo evidente
y aún así has seguido apostando por mí cuando nadie lo hacía.
No sé si sabes que me has hecho ganar tanto que
nunca seré capaz de devolverte todo aquello que te debo.

Estoy hablando de Laura.

Hablo de valentía,
de ser inigualable,
de dulzura,
e incluso de grandeza resumida en los detalles más pequeños.

Hablo de la niña que te sorprende con flores en tu cumpleaños
y siempre llega a tiempo con una tarrina de tu helado favorito cuando lo necesitas.

Pero también hablo de mi segunda madre,
la que me tiene frita con tanto "Paula tía, eres una mimada"
y no me pasa ni la más mínima tontería porque
"eres una caprichosa"
y todas esas cosas que me dices que: 
gracias.

Te digo una vez más que no me gusta soltar al aire un te quiero,
pero te quiero tener siempre a mi lado,
pero te quiero ver crecer,
pero te quiero sentir conmigo hasta donde los años nos lleven,
pero te quiero.















Hasta la luna y llévame contigo.
 
 
 

Fotografía: Santiago Pastor
Texto: Paula Pastor