lunes, 27 de abril de 2015

Lluvias de abril

Dos cuerpos semidesnudos en la parte de atrás de un coche.
La lluvia que golpea el techo,
empaña los cristales,
y esconde todo lo que está pasando.
Y esconde todo lo que está por pasar.

Suspiros calientes.
Besos con lengua, y sin ella.
Manos inquietas.
Caricias por todas partes.
Pieles que se rozan.
Dedos que recorren mi entrepierna.
Alguna que otra sonrisa tonta.

Dos cuerpos completamente desnudos en la parte de atrás de un coche.
La lluvia sigue golpeando el techo pero ahora con más fuerza,
empañando aún más los cristales
y escondiéndonos
de todo y de todos.

Tú que me muerdes la cintura,
yo que te como el cuello,
tú que me empotras contra el asiento de delante y joder,
solo joder.

Sobran las palabras. Sobra explicar el resto.


Paula Pastor
Fotografía: We heart it

jueves, 23 de abril de 2015

Dos años y veinte minutos.

(3:00) Han pasado dos años. Aún me dueles.

Tenía dieciséis años cuando me enamoré por primera vez.
Llevaba el pelo largo y la palabra inocencia grabada en la frente.

Los días eran eternos y las noches aún más pensando en el niño que me había robado el corazón.

Mi primer amor tenía la estrella polar debajo del ojo,
en las coordenadas 2 besos norte, 7 oeste de su mejilla derecha.

(3:20) Ya he terminado. Ha sido rápido. Como lo nuestro.


Paula Pastor

martes, 21 de abril de 2015

Déjame ser tu musa

No debería sentir celos de tus musas. Lo sé.

Pero al fin y al cabo,
para ti, la poesía sin ellas no sería;
y sin embargo,
para ti, sin mí la poesía sigue siendo.

Me sé de sobra lo de que escribes a alguien que no conoces
y que
probablemente, ni si quiera existe.

Y eso de que la felicidad no depende de nadie.
 
Pero qué bonito sería que algún día me dijeras:
"Eres el peor de todos mis versos.
Y el mejor de los besos que aún no he dado."


 
Paula Pastor
Fotografía: We heart it

lunes, 20 de abril de 2015

Hace nueve años que te fuiste.
Y, sin embargo, sigues aquí.

Por ser hoy. Por ser tú.




Paula Pastor
Vídeo: Youtube

martes, 14 de abril de 2015

Y de repente tú

Cada vez que me toque el cuello te estaré diciendo que te quiero.




"Estoy conociendo a alguien", te dije.

"Se llama Soledad,
mide dos suspiros y medio,
y tiene el alma más vacía que mi forma de ver los vasos de agua"

Sonreíste.

"No me olvides", susurraste.

Me toqué el cuello.

"Joder, ya estamos", pensé, "iba todo tan bien y de repente tú."


Paula Pastor
Fotografía: We heart it

domingo, 12 de abril de 2015





Como dos ríos.
Mójame.
Llévame la corriente.


Paula Pastor
Fotografía: We heart it

martes, 7 de abril de 2015

Printemps

"Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera" Pablo Neruda
 


El sol ha vuelto
y mi corazón se acelera,
ahora que el invierno ha muerto
por culpa de la primavera.

Floreces.
Como los cerezos.
Escueces.
Como todos mis tropiezos.

Y aunque las margaritas,

los tulipanes,
y las rosas.
Hay ciertas cosas
que parecen invierno
que siguen doliendo
que sigo perdiendo
que lo vuelven todo infierno.



Paula Pastor
Fotografía: Jorge Ibañez

domingo, 5 de abril de 2015

Como forma de vida

Llevo tres años viéndome morir lentamente,
víctima de mí misma y presa de mis manías,
y en lugar de intentar escapar,
me he aferrado a mis vicios.
Siempre he sido de ir por el camino equivocado, de aparentar lo que no
y de odiar la mediocridad.
Pero esta me ha visto como un blanco fácil
y ahora
ha conseguido llevarme a su terreno.
He pasado noches de tembleques de manos y piernas,
de escalofríos que me han recorrido de principio a fin.
Además de noches sin dormir
y días enteros en la cama.

Esta forma de vida se me ha metido hasta el tuétano.

He aprendido que del amor al odio hay un paso
pero del odio al amor hay un abismo.
Que la vida tiene más desgracias que hilaridades,
y que los momentos en los que sonreímos son los que cuentan.
Independientemente de cuál sea el motivo.

Pero si hay algo que todo esto me ha enseñado
es que la poesía es un reflejo del alma,
y que es la única que va a estar ahí
siempre
que
lo
necesites.



Paula Pastor
Fotografía: We heart it


sábado, 4 de abril de 2015

El viento me habla de ti

El viento me despeina la sonrisa.
El viento me despeina.
El viento.
(Él)
 



Fueron mil y una noches.
También varios mediodías.
Jugando entre las sábanas, nosotros,
pasábamos los días.

Resguardarse en la bahía
porque sirve de abrigo a la calma.
Llamar a la policía
porque me robaste el alma.

Tú,
que me rompiste en mil pedazos.
Tú,
que viste que alguien roto solo se repone con abrazos.

Tampoco entiendo entonces por qué te marchaste lejos
y dejaste tu rostro guardado en todos los espejos.
Cóncavos,
convexos,
circunflejos.

Y ahora sé, que si hay algo que ha cambiado,
que si en algo me has fallado
Es que no te he visto enamorado y

ni siquiera el viento me despeina como lo hacías tú.
 
 

Paula Pastor
Fotografía: We heart it