lunes, 29 de junio de 2015

Querida Madrid

Ojalá que volvamos a encontrarnos pronto.

Ojalá que volvamos a encontrarnos pronto y sigas tan bonita como siempre; iluminada y elegante por la noche, discreta y preciosa durante el día. Ojalá que en ‘El retiro’ sigan floreciendo los cerezos y que ‘El barrio de las letras’ siga lleno de preciosas palabras en todos sus rincones. Ojalá que la Plaza Mayor conserve su gente, sus tapas y su ambiente. Ojalá que los cines de Callao se hagan leyenda, y que el letrero de Schweppes siga brillando en lo más alto de aquella torre. Ojalá que el VIPS de Gran Vía siga ahí, intacto, para poder compartir una jarra de sangría mientras disfrutamos de las mejores patatas en su punto. Ojalá que el 100montaditos de Tirso de Molina no desaparezca nunca, para hacernos pasar todos aquellos momentos que quedan grabados. Ojalá que Atocha siga viendo los besos más sinceros. Ojalá que el Prado y el Thyssen sigan siendo arte. Ojalá que la cuesta Moyano continúe almacenando historias en libros de segunda mano expuestos al sol. Ojalá que ‘El Rastro’ y los domingos no se separen nunca. Ojalá que Cibeles y Neptuno sigan luchando por el protagonismo. Ojalá que todos los garitos de los bajos de Moncloa sigan abiertos. Ojalá que el reloj de la Plaza del Sol se mantenga en pie y pueda dar comienzo a cada año que está por llegar. Ojalá que los atardeceres del Templo de Debod no cambien y que el Círculo de bellas artes siga siendo la mejor ventana para ver todos y cada uno de tus rincones. Ojalá que el vértigo no nos impida subir al pirulí para contemplar la casa de campo, y que el teleférico nos lleve hasta el infinito y más allá. Ojalá que no importe la época del año para que la calle Huertas sea el club de reunión de cada sábado. Ojalá que Cortilandia y la cabalgata de reyes continúen haciendo mágicas todas las navidades. Ojalá que de igual primavera, verano, otoño o invierno para disfrutar de todos y cada uno de tus rincones, para disfrutar de ti.

Ojalá que volvamos a encontrarnos pronto, Madrid.

 

Paula Pastor
Fotografía: We heart it

jueves, 18 de junio de 2015

Poema de carretera

Hay poemas de carretera
que cuentan historias más breves que el aleteo de un colibrí.

Hablan de montañas pérdidas en medio de la nada
de naranjos en fruto
y de cómo sale el humo de la chimenea de una fabrica de mármol.

Hay un convento en venta con paredes de piedra junto al peaje de la E-90.
30 pavos en efectivo que abren paso a la aventura.

Señales de velocidad y un carril de aceleración. El derecho se incorpora al izquierdo.
Los quitamiedos nos llenan de miedos. Y avanzamos con la piel de gallina. Embragando y pisando el acelerador a fondo.

Almendras, cacahuetes y galletas de chocolate.
Se me han taponado los oídos.
Hace sol y no me puedo dormir.

"Velocidad controlada por radar" anuncia un letrero luminoso en lo alto de un poste.

Edificios rascasuelos. Cielos del color del algodón dulce. Pájaros que vuelan acompañados pero libres.

Necesidad por llegar. Miedo al destino. Necesidad por irse pronto. Y volver.

Paula Pastor
Fotografía: Paula Pastor

sábado, 13 de junio de 2015

Todos los putos poetas sois iguales

Todos los putos poetas sois iguales.

He vuelto a creer que podrías ser tú quien tuviese el antídoto perfecto para reencarnarme en mariposa.
Que el vaso estaba medio vacío de cerveza y que lo fuiste llenando, poco a poco, de todo aquello que nunca quisiste contarme.

Vivimos noches que, redundantemente, son capaces de dejarnos días sin dormir.
A veces solo necesitamos dos segundos para escribir un poema y, a mí, me han sido cuatro horas insuficientes para la antología que te he dedicado.

Aún siento que me observas cuando voy a quién sabe dónde sin saber para qué, caminando al ritmo de aquella canción de Sidonie, mientras grito que viva el loco que inventó el amor.
Y qué bonito es esto del amor que nos rompe y nos parte en dos, ¿no?

He pensado que ya no cuando aún sí.
He pensado que aún sí cuando ya no.

Has vuelto otra vez con ese 'ni contigo ni sin ti' que tanto te gusta,
convirtiendo junio en el pasado diciembre,
tirando la piedra para después esconder la mano.

Yo te juro que a veces tus palabras duelen como balazos y se clavan como puñales.
Déjame no ser más tu musa. Deja de versarme.

Te has llevado la poca calma que quedaba, creando tempestades a modo de palabras de esas que arañan la piel.
Necesito que alguien me pellizque la mejilla para saber que no estoy en un mal sueño.

Podrías irte por donde has venido, pero quizá decidieses no volver y me da miedo.
No te quedes pero tampoco te vayas.


Todos los putos poetas sois iguales,
joder.
Y lo peor es que ya me habían avisado.

Paula Pastor
Fotografía: We heart it

domingo, 7 de junio de 2015

Máscaras y caretas

"te sigo como les siguen los puntos finales
a todas las frases suicidas que buscan su fin"
 



 

Tragando la impotencia y vomitando la rabia.
Ahogándose por aquello que jamás podrá decir.

Pasa los días bajo falsas caretas
y las noches bajo la libertad de poder ser ella misma.

Vive con miedo al pasado,
al presente
y al futuro.

Malgasta su tiempo.
Reclamando lo que no fue y luchando por lo que no será.
Silenciando al silencio y haciendo gritar al grito más fuerte.
Queriendo hasta morir y muriendo por no quererse.

Es capaz de transformar lugares en palabras.
Y además de lugares, personas.
Pero no sentimientos.

Nunca ha sabido expulsar lo que tiene dentro;
ni las mariposas del estómago
ni la rabia contenida de un "ya no te quiero"
ni todo ese jodido remordimiento.

Y vosotros llegáis y la pedís que sea clara,
y olvidáis que, sin quererlo, es transparente.
 
Paula Pastor
Fotografía: Banksy

lunes, 1 de junio de 2015

Deberíamos tener menos miedo a morir y más a nosotros mismos,
deberíamos prometer menos y cumplir más,
deberíamos odiar menos y querer más,
deberíamos dormir menos y soñar más,
deberíamos discutir menos y follar más,
deberíamos ignorar menos y saber más,
deberíamos resistirnos menos y pecar más,
deberíamos deber menos.



Paula Pastor