domingo, 13 de diciembre de 2015

A corazón abierto

Cuenta la leyenda que a veces no hay nada que contar
y que los mejores silencios son aquellos que se dan cuando sobran las palabras.


A veces la vida es tan bonita que parece de verdad.
Otras, en cambio, hacen falta un par de cervezas y media caja de Prozac para llegar al final del día.

Mañana puede ser un gran día.
Aunque si te lo propones, hoy también. Que ya lo dijo Serrat.

Es verdad que la felicidad está sobrevalorada y lo importante es dormir ocho horas.
(Poco se habla de lo bonito que es bailar en bragas cuando estás sola en casa)

El mejor rompecabezas es una piedra.
Pero a veces tropezamos tantas veces con la misma que acabamos por tener roto hasta el corazón.

Y que ya no estoy muerta, estoy enamorada.
Que viene a ser lo mismo que estar viva.

Somos lo que compartimos.
Por eso a mí me gusta escribir a corazón abierto.

¿Y la poesía? Te crea y te destruye.
Vamos a ver, que los mejores versos no siempre riman,
que son aquellos que se escriben con sinceridad.
Paula Pastor
Fotografía: Paula Pastor