sábado, 19 de marzo de 2016

Al hombre de mi vida

Por tu paciencia. Por tu calma. Por tus abrazos. Por tus bromas. Por tu ayuda. E incluso por tus broncas.

Por tu sentido del humor. Por la complicidad. Por compartir los mismos gustos. Por tu olor a chuche y tus manos de mandarina.

Por el "quita que pinchas". Por los helados de menta con chocolate. Por haberme dado la mano cuando "papi no me duermo, tengo miedo".

Porque razones tengo millones.

Porque hoy es tu día especial. Y porque para mí también eres especial los demás días del año.

Te quiero, papá.
 
 
 
Paula Pastor
Fotografía: Izaskun Arrizabalo