domingo, 19 de marzo de 2017

Piti

Sabiduría es la palabra mejor la define.
Por su experiencia
su carácter
su valentía
y sus ganas constantes de aprender.

Curiosidad, constancia
van de la mano,
y se enfrentan a la autoexigencia,
al perfeccionismo,
a la superación de sus miedos.

75 años marcados por arrugas
y llenos de cicatrices, símbolo de sus mil batallas.
Quizá no siempre ganadas,
pero sí peleadas hasta el final.

Lo sabe todo.
Igual te arregla el bajo de un pantalón
que te cuenta la historia de España de 'pe a pa'.
Cada momento a su lado es una lección aprendida.

Me encanta escucharla hablar
aunque a veces no haya quien la frene.
Me siento a su lado en el sofá y,
no hace falta que diga nada,
ya sabe que busco que me caliente los pies.

Llamarla trotamundos se le queda corto.
Ha estado en más de 25 países y son tantos los que le quedan por conocer
que Willy Fog la envidia
y la vuelta al mundo de Julio Verne, para ella es un paseo.

Un modelo a seguir
cuya mayor fan llegó 55 años después.
Dos décadas más tarde sigue queriendo ser como ella
y nunca dejará de pelear por conseguirlo.




Paula Pastor.

viernes, 27 de enero de 2017

Recital en Vergüenza Ajena

Anoche me subí a un escenario a recitar, por primera vez. Lo hice en Vergüenza Ajena. Con una pizca de nervios, pero con muchísima ilusión, este fue el resultado:




El poema elegido fue uno que escribí hace un tiempo. Se titula 'Todo lo que nunca te dije' y dice así:

"Ahora sé que frecuentas otras camas.
Que tus ilusiones han quedado atrapadas en otra piel.
Y, partiendo de que el amor es una cara donde quedarse a vivir,
te has mudado de mis hoyuelos para alojarte en otros rasgos a los que ahora llamas hogar.

Hace semanas que tus sábanas dejaron de llevar mi olor
y tu corazón mi nombre.
Tampoco tu mente queda ya fascinada por la mía.

Suena un "
ella borra las horas de cada reloj
y me enseña a pintar transparente el dolor
con su sonrisa
". Pero ya no es por mí.

Sin embargo, sí soy yo quien conoce bien cada guerra.
De la vida y del amor también.

Cartas de amor para afrontar mis mil batallas,
con tu remite
pero sin mi dirección.

Todo lo que nunca te dije se quedo aquí, atrapado entre mis cuerdas vocales.

Mira, esta vez no voy a pedirte que me sorprendas,
aunque sigo soñando con que lo hagas.

Todo empezó por esa manía mía de querer hacerte inmortal en mis versos.
De pintar con metáforas cada uno de tus gestos
y fotografiar con palabras aquellos momentos que,
entre tú y yo,
fueron y serán siempre nuestros.

Mi cabezonería de apostar cuando sabía que nada bueno podía pasar,
pero aun así seguir peleando.
(Yo y el luchar por lo que quiero)

Me gusta la gente valiente, la gente que lucha por lo que quiere y por quien quiere.
Aún así me gustaste tú.

Podría decir que estoy vacía
pero estoy llena de momentos vividos que pasan a formar parte de la categoría recuerdos.
Escribo a corazón abierto para decir todo aquello que guardé y que, a día de hoy, me arrepiento. Tengo un extraño problema que me impide expresarme si no es por escrito.

Quizá tenían razón cuando me decían que nadie apostaría por mí hasta el final.
Quizá tenía razón cuando me decía que me gustabas más de lo que me convenías.


Esta es la última vez que te escribo, y por eso he decidido decirte todo aquello que nunca te dije."